Valero es famoso por su riquísima y excelente miel. Este manjar de las abejas tiene fama mundial (alguna vez ha sido publicado en una revista francesa especializada en el tema). Hoy en día es difícil ver elaborar la miel a la antigua usanza, ya que los tiempos cambian.

Hay muchísimos tipos o variedades de miel según en que tipo de flores hayan libado las abejas lo cual también determinará las propiedades de esa miel.

Existen un sinfín de especies vegetales con notables diferencias, características y propiedades y por ello encontramos mieles diferentes, que pueden ser multiflorales o monoflorales según su procedencia, cada una de ellas con sus diferentes peculiaridades.

Aquí tenemos las más habituales en Valero:

                    

Miel de azahar

De color ámbar claro, perfumada y suave al paladar. De efectos sedantes ayuda a conciliar el sueño a niños y ancianos. Es también antiespasmódica.

 

 

Miel de romero

De color ámbar muy claro y blanco cuando está cristalizada. Aromática y dulce. Eficaz estimulante hepático que favorece la descongestión del hígado. Indicada para las úlceras del aparato digestivo y la dismenorrea.
No recomendada a hipertensos ya que es un poco tonificante.

 

                         Miel de eucalyptus

De color ocre. Muy aromática con un sabor característico a madera. Antiséptico de las vías respiratorias y urinarias, de efectos balsámicos y vermífugos. Está indicada contra catarros y afecciones del árbol respiratorio. La más indicada para los diabéticos.

 

  

Miel de tomillo

De tono rojizo y sabor agradable. Indicada para las afecciones respiratorias de tipo inflamatorio, tos convulsiva y asma. 

Reguladora de la tensión arterial. Muy indicada como tonificante ante la fatiga y la astenia.

 

 

Miel de espliego

De color ámbar y sabor característico a lavanda. Por su poder bactericida y antiséptico es la más indicada en uso externo para picaduras de insectos, quemaduras y heridas. Buen antidiarreico. También se utiliza en afecciones respiratorias.

 

 

Miel de encina

De color muy oscuro casi negro. De olor y sabor a malta muy poco dulce. Muy indicada para combatir la anemia por su alto contenido en hierro. También se utiliza en afecciones respiratorias.

 

 

Miel de brezo

De color caoba oscuro y sabor poco dulce ligeramente amargo. Muy recomendada en problemas cardíacos: insuficiencia coronaria, arritmias, cardiopatías, angina de pecho e infarto. Ideal para prevenir la formación de cálculos y las inflamaciones en la vejiga, riñón y uretra. Antirreumática. Por su contenido en minerales está indicada para la anemia, inapetencia y fatiga.

 

           Miel de milflores

                   Procedente de varias floraciones simultáneas presenta un color y sabor muy variables, generalmente de un ámbar oscuro y sabor intenso. Antiinflamatoria, digestiva y cicatrizante.

Anuncios