Empresa4[1]Apícola Fernández nace como empresa en el año 1970, de la mano de Castor Fernández. Desde 1860 se ha mantenido a través de generaciones, en tierras de la hermosa villa de Valero, al Sur de Salamanca.                                   Hoy en día, la continuidad de la empresa está asegurada en las manos de Castor Fernández Navarro, hijo del fundador.
Al igual que su entorno, los productos de Apícola Fernández son naturales, de alta calidad y de nacionalidad española.
Apícola Fernández ha ido creciendo y adaptándose en cada momento a las demandas del mercado nacional e internacional, estando presente en los cinco continentes.
En 2004 traslada sus instalaciones a Salamanca, dotándose con tecnología de última generación.

Apícola Fernández ha creado un Museo dentro de sus instalaciones, con el principal objetivo de acercar el mundo de las abejas y sus productos al gran público.
Su carácter marcadamente didáctico se centra en la historia y las técnicas apícolas, la biología y comportamiento de las abejas, y como no, la variedad y propiedad de sus productos.
Dotado de medios audiovisuales, este Museo también tiene una vertiente lúdica y activa, especialmente diseñada para los niños, incorporando una fuente de miel de la cual podrá degustar este sútil néctar.

Además de todo ello, dicha empresa también se dedica a la venta de elementos de cosmética (belleza facial, crema de manos, mascarilla capilar, body milk, etc), elaborados con productos apícolas (miel, polen, jalea real…).

Fuentes:Publicidad e información de la empresa.

Anuncios